Y cuando digo Pizza de Romanescu es literalmente así. Esta pizza no lleva harina de trigo, ni de ningún cereal. Es puro Romanescu en su base, acompañada de harina de almendras y huevo para aglutinar y añadir proteína de calidad.

Recuerdo perfectamente el día que descrubrí esta maravilla! Había invitado a una amiga a cenar a mi casa y quería preparar algo acorde a mi filosofía de vida, es decir, que fuera healthy pero además que te chupes los dedos y disfrutes de comer cosas buenas para tí.

Me acerqué al super ecológico y eché un vistazo a ver qué genero tenían más fresco. Justo ese día, habían cambiado la distribución de la tienda y tenían las verduras nada más entrar. Fue como un amor a primera vista. Allí estaba el Romanescu, verde brillante, exuberante, en todo su esplendor. Mil pensamientos se pasaron por mi cabeza en una milésima de segundo y mi intuición me hizo toc toc….. Pizza de Romanescu…… y me dije: “A por todas. No lo he hecho nunca, pero algo dentro de mí me dice que el resultado va a ser espectacular”.

Afortunadamente para mí y para mi amiga, mi intuición no me falló.

Conectar con tu voz interior – Seguir tú instinto

En esta vida de prisas, estrés, carreras, atascos, ruidos, distracciones por doquier; que si la tele, el ordenador, el móvil… resulta facilísimo desconectar de uno mismo y dejarse llevar por la corriente y la rutina del día a día.

Cuando somos pequeños, tampoco es habitual que nos enseñen a escucharnos y suelen ser papá y mamá los que le ponen palabras a lo que sientes, tomando todo tipo de decisiones por tí. Hasta cierto punto es completamente natural, pero si desde pequeños nos motivaran a escucharnos y a dejarnos guiar por nuestra voz interior, en el mundo habría más gente en paz consigo misma y las relaciones entre los humanos serían más sencillas.

Muchísima gente a mi alrededor me cuenta siempre la misma historia: “Quiero empezar a cuidarme, comer más sano, empezar a hacer deporte, calmar mis pensamientos, pero…. no lo consigo. Al final, siempre acabo volviendo a los hábitos de siempre”

Es decir, acaban volviendo a los hábitos con los que no se sienten bien, que saben que son perjudiciales para ellos y que acabarán pasándoles factura. Pero algo les impide dar el paso.

¿Por qué somos incapaces de hacer el cambio? Pues, bajo mi punto de vista, se trata de una desconexión total contigo mismo. Te oyes, pero no te escuchas.

La Naturopatía Clásica explica la enfermedad por tres factores. Una Fuerza Vital debilitada, desequilibrios nutricionales y ataques tóxicos.

Por Fuerza Vital entendemos esa energía que escapa a lo meramente medible por la ciencia pero que se percibe en cada átomo de vida. Una vez que esa vida se acaba, el cuerpo físico está, pero esa energía ya no.

Por desequilibrio nutricional entendemos desequilibrio a nivel macro y micronutrientes, tanto por exceso como por defecto.

Y, cuando hablamos de ataques tóxicos, nos referimos tanto a las toxinas que se producen en los propios procesos metabólicos del cuerpo, como las toxinas del exterior, (contaminación, polución, químicos…). En este caso, también hay que tener en cuenta las toxinas que genera la mente con todos esos pensamientos que te anulan, que no te dejan avanzar y te perturban.

Por lo tanto, cuando tú voz interior te está diciendo a gritos que tienes que empezar a hacer deporte, lo que te está pidiendo es que estimules tú Fuerza Vital. El deporte, el yoga, las artes marciales, la danza, en fin, cualquier actividad física que implique movilización positiva de la energía, es una fuente inagotable de bienestar y fortaleza para tú cuerpo.

Cuando tú voz interior, te grita que tienes que cambiar tus hábitos alimentarios, te está diciendo que hay desequilibrios nutricionales en tu composicón bioquímica y eso no hace posible que puedas funcionar al 100% de tú capacidad.

Y cuando tú voz interior te grita que tienes que dejar de fumar, de beber, de estar todo el día enganchado a eso que te tenga enganchado, y calmar tu mente, lo que te está diciendo es que no puede más con tanta carga tóxica física y mental. Necesita que le dejes respirar!

Empieza a dejarte llevar de la mano por tú voz interior y dile basta a esos pensamientos negativos que no te dejan avanzar y evolucionar hacía dónde lo más profundo de tú ser quiere llevarte. Un estado de conexión contigo mismo y en definitiva, ser feliz. Por qué a eso hemos venido a este mundo, no?

En mi misión por aportar mi granito de arena en ese proceso, te propongo que nos pongamos manos a la obra con la receta de la Pizza de Romanescu. Super fácil de hacer, cargada de vegetales, equilibrada en cuanto a los macronutrienes, a full de micronutrientes y el sabor y la textura son exquisitos! Viva la Pizza!

¿Me acompañas?

Receta Pizza de Romanescu

información

 

  • Tiempo:
  • Comensales:
  • Tipo:

Utensilios

 

  • Procesador de alimentos o batidora
  • Cuencos
  • Bandeja de horno
  • Papel de horno

Ingredientes

Para la base:

  • 1 Romanescu
  • 1 cup o 70 gramos de almendras crudas molidas
  • 3 huevos
  • 1/4 de cucharadita de café de sal himalaya
  • Pimienta negra al gusto.

Toppings:

  • 1 cebolla cortada en láminas
  • 1 hinojo cortado en láminas
  • Salsa de tomate ecológica
  • Aceitunas negras
  • Queso parmesano ecológico
  • Albahaca al gusto
  • Semillas de sésamo al gusto

Proceso

La base:

  1. Calienta el horno a 200C.
  2. Cortamos las flores del Romanescu y las lavamos bien en agua.
  3. Escurrimos y las picamos en el procesador de comida hasta que nos quede como si fuera una harina.
  4. Echamos el resultado en un bol grande.
  5. Picamos las almendras en el procesador de comida hasta que se queden como una harina.
  6. Echamos el resultado en el bol anterior junto con el Romanescu.
  7. Añadimos la sal y la pimienta y removemos para que quede todo bien mezclado.
  8. Batimos los huevos en un bol a parte. Una vez batidos, los echamos sobre la mezcla anterior y removemos hasta conseguir una masa.
  9. Prepara la bandeja del horno con el papel de hornear y vierte la masa sobre la misma.
  10. Con tus manos, dale forma redondeada. Cuanto más finita sea la capa, más crujiente quedará la pizza.
  11. Ponla en el horno 15 minutos.

Toppings:

  1. Limpia, corta y prepara todos los ingredienes.
  2. Una vez pasados los 15 min. Saca la base del horno y comienza a añadirle los ingredientes. Primero la salsa de tomate, luego el queso parmesano rallado. A continuación la cebolla, el hinojo y las aceitunas.
  3. Añade, al finalizar, queso parmesano rallado por encima y las semillas de sésamo al gusto.
  4. Introduce en el horno durante 15 minutos.

Pasados los 15 minutos, la pizza ya está lista!!! Sólo queda aderezar con un poquito de sal himalaya, un chorrito de aceite de oliva y la albahaca.

Ni que decir tiene que puedes añadirle los vegetales que prefieras. Utiliza tu imaginación y déjate llevar por lo que más te apetezca.

Ya no hay excusas para empezar a cuidarse. Puedes comerte una pizza fabulosa que hará las delicias de tú paladar a la vez que nutres tú cuerpo con los mejores ingredientes.

Deseando que me cuentes que combinación es la que más te gusta.

Con todo mi amor.

Eva Gonzalo.

Si te ha gustado puedes compartirlo:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter