Mmmmmmmmmm………. ¿Soñaste alguna vez con comer nocilla y que además de disfrutar fuera algo bueno para tí? Pues los sueños se hacen realidad!!!!

He de confesar que me chiflan las cremas de frutos secos y semillas y, en particular la Newcilla.

Aunque hay versiones riquísimas que puedes encontrar en los supermercados eco, herboristerías y en algunos supermercados no eco, no hay nada como hacerla tú mismo para asegurarte que sólo lleva lo único y necesario para hacer una auténtica crema de frutos secos, es decir, frutos secos. Y, además es mucho más barato!!!

Cuando comencé a hacer la transición hacia una alimentación más natural, consciente y sostenible, una de mis grandes frustraciones era pensar, que a partir de ese momento, se acabaron los grandes placeres de la vida. Pero…… Qué equivocada estaba!

Como siempre, menos es más y en las cosas más sencillas encontramos opciones maravillosas. Parece increíble que con tan solo un puñado de frutos secos/semillas y un pequeño robot de cocina, podamos deleitar nuestros paladares con la mejor crema de frutos secos que habrás probado jamás.

Y ahora viene la pregunta del millón…… pero…..”¿los frutos secos engordan?”

Y la respuesta es siempre la misma…… “Si consumes más de los que gastas, engordarás. Pero lo mismo sucede con los frutos secos que con cualquier otro alimento”

Como siempre digo, no se trata de contar calorias sino de la calidad de las mismas. Cuanto más nutritiva sea la comida que ingieres, menos comida basura te pedirá tu cuerpo.

Si en una hucha metes más dinero del que sacas, la hucha “engorda”. Super bien cuando se trata de dinero pero horrible cuando se trata de kilos de más y de mantener una buena salud!

Imagínate que lo que guardas son billetes. ¿Es lo mismo tener 10 billetes de 500 € que 10 billetes de 5 €? Obviamente, no. Pues lo mismo pasa con los alimentos, cuanto más nutritivos sean, mejor.

En el caso de los frutos secos, debido a su alto contenido calórico hay que comerlos con moderación, pero es una de las mejores fuentes de grasas que puedes darle a tu organismo.

Sí!!! Tú cuerpo necesita grasas, las grasas son sanas y esenciales para disfrutar de una salud óptima. Pero es importante que sepas diferenciar entre los distintos tipos de grasas, cuáles son buenas para tí y cuáles son las que te perjudican.

En cuanto a los frutos secos, son una fuente excelente de proteínas, ácidos grasos esenciales, lecitina, vitaminas B y E, minerales cinc, magnesio y hierro. Son super buenos aliados para prevenir y tratar problemas cardiovasculares, hipoglucemia reactiva, falta de energía, desequilibrios menstruales, inflamaciones, problemas de huesos y piel.

La mejor manera de consumirlos es frescos y crudos, después de haber desactivado los inhibidores enzimáticos. Evita aquellos que te sepan a rancio o las versiones tostadas y saladas. Normalmente, las versiones tostadas suelen ser más bien fritas con aceites y eso provoca una alteración de los ácidos grasos que tiene consecuencias negativas para la salud.

Para hacer estas deliciosas cremas, tostamos los frutos secos, pero lo hacemos sin aceites y sin salarlos, simplemente en el horno a 150ºC durante 20 o 30 minutos. De este modo, eliminamos los inhibidores enzimáticos potenciamos su sabor y su textura crujiente. Es cierto que algunas vitaminas son termosensibles y las perderemos pero, a veces merece la pena sacrificar algunas vitaminas para darle gustito a tu paladar. Después los metemos en el robot de cocina, trituramos y tachan! Ya está lista!

Receta Newcilla

información

 

  • Tiempo:
  • Comensales:
  • Tipo:

Utensilios

 

  • Horno o sartén
  • Robot de cocina
  • Bote de cristal

Ingredientes

Cantidad 150 grms o la cantidad suficiente en función del tamaño de tu robot de cocina. (Es importante que haya buena cantidad para que pueda trabajar bien)

  • 150 gr avellanas sin cáscara
  • 10 gr cacao puro en polvo
  • 10 gr azúcar de coco

Proceso

 

  1. Tostamos los frutos secos en el horno o en la sartén. En el caso de que uses horno, pon un papel para hornear en la bandeja, coloca las avellanas y hornea durante unos 20 o 30 minutos. Si usas sartén, calienta esta al fuego mínimo y cuando esté caliente pon las avellanas, tapa con una tapadera y voltea frecuentemente para que no se quemen. Para comprobar que están listas, parte una por la mitad y, si el centro está doradito es que ya están listas. Sácalas del horno o la sartén y deja enfriar.

 

  1. Cuando se hayan enfriado, coje un puñado y frota con las manos para quitarles la piel. Colocalas en el robot de cocina.

 

  1. Tritura durante un par de minutos y deja reposar para que suelte sus aceites naturales. Cuando esté completamente triturada añade el cacao y el azúcar de coco en las proporciones de arriba o al gusto. Tritura durante un minuto más o hasta que veas que todos los ingredientes se han mezclado bien. Pásala la crema resultante a un bote de vidrio y conserva en la nevera durante 15 días.

Éstas son algunas de mis cremas favoritas, pero también puedes hacerlas de semillas de calabaza, girasol, anarcardos o una mezcla de ellas…… En el caso de las semillas, el tiempo de tostado es menor. Con 10 minutos es suficiente.

¿Cuáles son tus preferidas?

Con todo mi amor.

Eva G.

Si te ha gustado puedes compartirlo:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter