Hace ya más de 5 años que decidí cambiar el modo de alimentarme. Porque no me sentía bien, porque tenía muchas subidas y bajadas de energía durante el día, acné, molestias estomacales, me sentía hinchada, abotargada y en general, notaba que estaba a medio gas respecto al nivel de energía y salud que podía llegar a tener.

A lo largo de estos años, muchos son los autores, doctores, nutricionistas, foodbloggers y healthybloggers que han inspirado y siguen inspirando mi camino.

He pasado por muchas y diversas etapas, dieta vegetariana, vegana e incluso crudivegana durante 6 meses, hidroterapias de colon, ayunos de zumos etc…. Hasta que, a base de prueba y error, he conseguido encontrar la forma de alimentarme que mejor va conmigo y que me hace sentir a full de energía.

En esos momentos de cambios, recuerdo la sensación de confusión que me generaba leer noticias que se contradecían entre sí: que si proteínas sí, que si proteínas no, que si el peligro de las grasas, que si es mejor la fruta madura, oh no! mejor la fruta verde……. En fin, una locura! mi consejo: que escuches a tú cuerpo con apertura mental para dar con aquello que mejor te sienta, en función de tus necesidades y de tu ritmo de vida.

Lo que es indudable es que hay ciertas pautas que benefician a todos, independientemente de tus características corporales, bioquímicas y estilo de vida…….

1. Fuera los azúcares! Me refiero al azúcar blanco, azúcar de caña, toda la bollería industrial, las bebidas azucaradas, harinas refinadas, los productos envasados y procesados, que son los que tienen un mayor contenido de azúcares y otros cientos de porquerías

2. Come comida de verdad. Coge la bolsa de tela, vé a la frutería de tu barrio y compra verdura como si fueras un conejo: zanahorias, remolacha, espinacas, col lombarda, brócoli, judías verdes, batata, cebollas, ajos, coliflor, peras, manzanas, limones, mandarinas, aguacate….
Ve al herbolario o super ecológico más cercano y compra cereales tipo arroz integral, quinoa, mijo, trigo sarraceno. Legumbres tipo garbanzos, lentejas, judias….
Incorpora a tu despensa frutos secos y semillas tipo nueces pecanas, almendras, anacardos, nueces de brasil, semillas de sésamo, calabaza, girasol, lino. Aceite de oliva, coco y ghee.
Si eres omnívoro, compra proteínas animales de calidad y de origen eco, si tu economía te lo permite, pollo, ternera, huevos, pescado.
Para darte un capricho puedes optar por el chocolate negro 100% o añadir algo de sirope de arce, ágave, miel cruda o stevia a las recetas dulces.

3. Bebe agua, bebe agua, bebe agua……. y bebe agua. Mantenerte hidratado es fundamental, recuerda que somos un 70% agua y que en muchas ocasiones, cuando tenemos la sensación de tener hambre, la realidad es que estás deshidratado y no necesitas comer, sino beber agua.

4. Invierte tiempo en la cocina, pues estarás invirtiendo tiempo para tener una mejor calidad de vida.

5. Practica algún deporte que te mantenga activo y estimule tu sistema linfático, circulatorio, tus hormonas, tu musculatura y tu mente.

6. Riéte, haz actividades y rodeáte de gente que te haga reir, con los que te lo pases bien y que sumen a tu vida.

7. Aprovecha antes de irte a dormir para meditar y reflexionar sobre todo lo bueno que sucedió durante el día, que cosas pudiste hacer mejor para seguir avanzando y felicítate por todo lo que hiciste bien. Por la mañana, aprovecha para reflexionar sobre cómo te gustaría que fuera tú día, que retos te gustaría conseguir y no salgas por la puerta sin tener un fin, un motivo por el que vivir ese nuevo día. Y recuerda que Tú Puedes!

Esta es una pequeña lista de las elecciones diarias que pueden hacerte sentir mejor contigo mismo.

En el camino por mejorar mi alimentación y mi salud, uno de los grandes retos fue desintoxicarme del enganche que tenía con el azúcar y todos aquellos alimentos que provocan grandes chutes de glucosa en el organismo.

5 años y medio más tarde, puedo decir: Estoy limpia!!

Las MagadaFit que hoy te presento son un claro ejemplo de que comer sano no significa una privación sino más bien todo lo contrario.
Puedes tomarlas como desayuno o para reponer energía a media mañana o media tarde.

Están cargadas de grasas buenas gracias a las nueces de pecan, el cacao 100%, el coco rallado y el aceite coco.

También llevan proteína en polvo, pudiendo incorporar tanto whey isolated protein o alguna fórmula vegetal para los vegetarianos o aquellos con un estómago más delicado.

El edulcorante, es de baja carga glucémica, puedes elegir entre stevia, sirope de arce, ágave, arroz integral o miel cruda. Los he ordenado de menor a mayor impacto en la respuesta insulínica de tu organismo. Mi preferido es el sirope de arce, pero puedes elegir cualquiera de los que te comento.

Estos azúcares al ir acompañados de grasas buenas y proteínas, se incorporan a tu torrente sanguíneo de un modo más lento, provocando una respuesta insulínica menor y más estable. Por lo que es una buena manera de empezar el día, alimentos de calidad para tener una energía constante a lo largo de la jornada.

Recuerda que los picos de insulina, causados cuando ingerimos cualquier alimento que contiene glucosa (cereales, azúcares, frutas, legumbres, pan, pasta, harinas….) son los causantes de una energía muy oscilante a lo largo del día y de que acumules grasa.

Sí, sí! si lo que quieres es perder grasa has de comer más grasa (aguacates, nueces, semillas, aceite de coco, ghee…) y disminuir la ingesta de carbohidratos.

Y ahora te dejo con la receta. Como adelanto decirte que son super fáciles de hacer, que están increíblemente deliciosas y jugosas. Que sacian cualquier necesidad de dulce que tengas y que una vez que pruebes lo bien que te sientan, te lo pensarás dos veces cuando veas una magdalena o un muffin tradicional.

Receta Magdafit de Pera y Cacao

información

 

  • Tiempo:
  • Comensales:
  • Tipo:

Utensilios

 

  • Batidora o procesador de alimentos
  • 6 moldes de magdalenas o muffins, de silicona o papel.
  • Cuencos
  • Horno

Ingredientes

 

  • 1 cup / 75 gramos de Nueces de Pecan*
  • 1/2 cup / 30 gramos de coco rallado unsweetened*
  • 1 medida de proteína en polvo sabor vainilla (Whey Isolated o alguna fórmula vegetal)*
  • 2 Tbsp / 15 gramos de harina o almidón de tapioca*
  • 1/4 tsp / 3 gramos de bicarbonato (aluminium free)*
  • 1 Huevo
  • 2 Tbsp / 45 gramos de aceite de coco o ghee
  • 1/4 cup / 30 gramos de sirope de arce, ágave, arroz integral o miel
  • Leche vegetal (avena, arroz, avellana…)
  • 1 pera
  • 2 onzas grandes de chocolate negro 100%*
  • 1 pizca de sal*

Proceso

 

  1. Enciende el horno a 180C
  2. Muele las nueces con la batidora o procesador de comida hasta conseguir una harina.
  3. Combina los ingredientes secos en un bol (Marcados con un * en la lista de ingredientes). Las onzas de chocolate, láminalas en trocitos pequeños antes de incorporarlas
  4. Combina los ingredientes húmedos en otro bol, menos la leche vegetal.
  5. Una vez todo combinado por separado, incorpora el bol con los ingredientes húmedos al bol con los ingredientes secos y mezcla para realizar una masa.
  6. Como te quedará bastante espeso, añade poco a poco la leche vegetal hasta conseguir una consistencia manejable.
  7. Pela la pera y córtala en trocitos muy pequeños. Incorpora a la masa y remueve.
  8. Rellena los moldes de las magdalenas o muffins, colócalos en la bandeja del horno y hornea durante 30-35 min.
  9. Una vez horneadas, sácalas del horno y colocas en algún soporte de rejilla para que puedan respirar por debajo.
  10. Deja enfriar antes de comerlas, aunque sea una de las cosas más complicadas del mundo…….

Algunos de vosotros pensaréis que lleva algún ingrediente raro, que normalmente no usáis, como el aceite de coco, el coco rallado o el almidón de tapioca; y que os da pereza comprarlo para sólo usarlo una vez.
Mi respuesta es que si quieres hacer cambios en tu alimentación, lo primero que has de cambiar son los alimentos que componen tu despensa, que empieces a dar salida a las antiguas costumbres y vayas incorporarndo poco a poco las nuevas.

Las nueces de pecan se pueden sustituir por almendras, la pera por otra fruta de baja carga glucémica tipo manzana verde, frambuesas o arándanos.

Abajo, en los comentarios, puedes escribirme y contarme qué tal te ha ido, si tienes alguna duda con la receta y qué combinaciones has encontrado qué te gusten más.

Antes de despedirme quiero mandarte todo mi apoyo si estás en un proceso de cambio. Las redes sociales se han convertido en un modo de apoyarnos y de retroalimentarnos los unos a los otros, lugares en los que inspirarte e inspirar a otros a conseguir la mejor versión de sí mismos.
Si este artículo te inspiró, compartelo.

Hoy es un buen día para continuar o retomar aquellos propósitos que te marcaste para este nuevo año. Recuerda que puedes conseguir todo lo que te propongas!!!

Con todo mi amor.

Eva G.

Si te ha gustado puedes compartirlo:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter