Esta infusión de tomillo y limón es un “must” para esta época del año.

El Invierno, es para mí, una de las estaciones más duras. Llevo mal el frío, la lluvia, los días nublados…

He de reconocer que me cuesta, cuando pasan los días, y no veo la luz del sol o cuando, caminar por la calle, se convierte en todo un reto con los paraguas, los coches salpicando agua, el viento congelador y ese frío que se te mete en el cuerpo.
Hecho de menos el calor, el calor del sol, el calor humano y la alegría de otras estaciones.

Sin embargo, en estos últimos años, los inviernos se están convirtiendo en periodos de interiorización, reflexión y conexión profunda conmigo misma.

“No hay Invierno sin Primavera” y eso es una realidad. Los seres humanos tendemos a vivir ciertas experiencias como permanentes, pero la vida es continúo cambio y siempre sale el sol después de la tormenta, al igual que siempre llega la Primavera después del Invierno, no importa lo duro que éste haya sido.

Los Inviernos de la naturaleza simulan los Inviernos por los que pasamos en nuestra vida. Son momentos duros, en los que se requiere de paciencia, conexión con uno mismo, soltar miedo y lastres, y permitir que la luz vaya ganando terreno. La fortaleza de nuestro cuerpo, mente y alma, hará que consigamos salir adelante o que nos enfermemos durante estos Inviernos de la naturaleza o de la vida. Por eso, es tan importante cuidarnos a todos los niveles.

En la Medicina China, se considera que si mantienes una buena energía vital, es muy difícil que los agentes externos consigan enfermarte. Esa energía vital se mantiene fuerte si tienes unos buenos hábitos de vida, buena alimentación, actividad física, higiene mental y descanso suficiente y de calidad.

Pero hay momentos, en los que a pesar de llevar a cabo unos buenos hábitos vitales, sientes que el frío está empezando a ganar terreno y te sientes un poco más débil, bajo de energía, molestias en la garganta y frío corporal. Es, en esos momentos, cuando soy consciente de que debo tomar otras medidas para tratar de evitar enfermarme del todo. En estos casos, mi gran aliada es la naturaleza, que me ayuda a fortalecer mi sistema inmunológico y a paliar esas leves molestias que están empezando a aparecer, gracias a las plantas medicinales y a los alimentos.

Mis consejos para el Invierno

Uno de los grandes consejos es vivir acorde a las estaciones del año. Comer productos de temporada y cocinar los alimentos para que calienten o refresquen tu organismo, según corresponda.
En Invierno, es época de tomar comidas calientes, platos de cuchara, preparaciones al horno y alimentos de temporada. Las calabazas, las batatas, las coles tipo brócoli, romancescu, coles de bruselas, lombarda y coliflor, puerros, nabos, cebollas, ajo y jengibre, ayudan a mantener tu sistema inmunológico fuerte y tu cuerpo caliente.
Las frutas de ésta época son ricas en vitamina C, un super antioxidante que te permite mantener un organismo capaz de todo. Naranjas, pomelos, naranjas sanguinas, limones y el regalo de las fresas, justo cuando el invierno se torna más duro, llegando a su final.
Las legumbres, cocinadas a fuego lento y puestas previamente en remojo nos proporcionan energía de calidad y los nutrientes necesarios para superar esta etapa.
El arroz, el mijo, la cebada, el centeno y la avena, nos garantizan una buena fuente de hidratos de carbono y fibra para mantener nuestros intestinos funcionando correctamente. Recuerda que el 80% de nuestro sistema inmune se encuentra albergado en nuestros intestinos.
Las carnes, los huevos y el pescado de temporada, nos aportan la cantidad de proteína suficiente para garantizar la reposición celular y el mantenimiento de una buena masa muscular
Las semillas de girasol, calabaza, lino, chía, sésamo y los frutos secos tipo almendras, nueces, nueces pecanas, anacardos y pistachos, entre otros, nos regalan grasas de buena calidad para mantener un sistema hormonal saludable.

Además de una correcta alimentación es super importante abrigarse adecuadamente. Mantener el cuerpo caliente es vital durante el invierno. Mantenerlo caliente gracias al abrigo de la ropa, con camisetas interiores que protejan nuestra zona lumbar, pañuelos o bufandas que cubran nuestra garganta y unos buenos calcetines que eviten el frío de los pies. El meridiano del Riñón, fuente de energía vital según la Medicina China, tiene su inicio en la planta de nuestros pies, por eso es importantísimo mantenerlos calientes y evitar andar descalzo por casa.

También, mantener el cuerpo caliente gracias a la actividad física, eso ayudará también a mover todo el sistema circulatorio y linfático movilizando la posible toxicidad que nos haga enfermar durante el invierno.

Las duchas de agua fría durante el invierno, nos hacen más fuertes. Aunque pueda sonar contradictorio, terminar la ducha con un minuto de agua helada te hará más resistente frente a los fríos del invierno, puesto que al recibir ese agua fría, tu cuerpo regulará tu propia temperatura corporal, elevándola, activando todo tu sistema circulatorio.

A nivel de suplementación, suelo tomar durante el invierno echinacea y propóleo. Ambos ayudan a fortalecer mi sistema inmune y mantener mi organismo fuerte frente a los posibles virus del entorno, pues actúan como antibióticos naturales, analgésico y bactericida, además de mantener un sistema respiratorio sano.

Y, para esos momentos, en los que siento que el frío está ganado terreno y tengo síntomas de gripe, como mucosidad, leve dolor de garganta y tos, me encanta tomar esta infusión de tomillo y limón con miel, que calma la tos, el dolor de garganta y limpia mis vías respiratorias liberándome de la mucosidad.

El tomillo es una de las plantas medicinales con más propiedades y beneficios.

Ayuda a limpiar de parásitos el organismo. Tiene propiedades expectorantes, mucolíticas y antisépticas, por lo que es una gran aliada para todo tipo de problemas relacionado con el sistema respiratorio.
Además es un maravilloso digestivo, facilitando la digestión y combatiendo sintomatología de gases.
Junto con el limón y la miel, hacen de esta infusión un verdadero tesoro de salud que te ayudará en los momentos más duros del invierno, reconfortando tu organismo, aliviando el malestar de garganta y la tan incómoda mucosidad.

Receta Infusión de Tomillo y Limón

información

 

 

  •  Tiempo: 15 min
  • Comensales: 2
  • Tipo: SG, SF, V

Utensilios

 

 

  • Cazo
  • Tetera
  • Dispensador de té

Ingredientes

 

 

  • Tomillo
  • Limón
  • Miel
  • Agua

Proceso

 

 

  1. Calienta el agua hasta llevarla a ebullición
  2. Rellena el dispensador de té con el tomillo
  3. Una vez el agua haya roto a hervir, viértela en la tetera
  4. Incorpora el dispensador de té
  5. Coloca la tapa de la tetera y deja infusionar, al menos 10 minutos
  6. Añade el zumo de medio limón
  7. Añade 1/2 cucharada de miel
  8. Ya tienes lista una infusicón deliciosa que potenciará tu sistema inmune y mantendrá tus vías respiratorias super saludables

Otra de las grandes recomendaciones, cuando tengas sintomatología de frío, es calentar un poco de aceite de sésamo y hacerte friegas en los pies antes de irte a dormir. Tu temperatura corporal, subirá de manera natural, y dormirás mucho más profundamente.

Siempre he tratado de evitar al máximo la toma de medicamentos, incluso en aquellos momentos en los que era imposible combatir una infección si no tomaba antibióticos. Pero al final, los años, la experiencia y la madurez me han llevado a ser consciente de la importancia del equilibrio y de dar cabida a la medicina alopática cuando corresponde. Hasta mi doctora de Medicina China me echó una tremenda bronca cuando le conté que me había negado a tomar antibióticos cuando tenía una infección de riñón, lo que me llevó a desarrollar una pielonefritis…

Con esto quiero que veas que, aunque la mejor medicina es la preventiva, la medicina alopática también nos es verdaderamente útil en muchas ocasiones.
No se trata de una lucha entre medicina tradicional y medicina convencional sino que ambas trabajen unidas para poder garantizarnos una vida longeva llena de salud y vitalidad.

Ya queda menos para que llegue la Primavera.

Todo cambia, nada permanece.

¡Mientras tanto disfruta del camino!

¡Con todo mi amor!

Eva G.

Si te ha gustado puedes compartirlo:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter