No os hacéis una idea de lo mucho que os he echado de menos!!!!!!
El trabajo me ha tenido apartada de mi mundo “Cookingmylife” durante casi 3 meses. Aunque he intentado estar lo más activa posible a través de Instagram y Facebook, no es fácil mantener tu pasión en activo cuando trabajas una media de 16 horas al día, en un ambiente que te consume toda la energía 😉

Pero, afortunadamente ya estoy de vuelta, con más motivación si cabe y con ganas de seguir aportando mi granito de arena en este apasionante mundo de aprender a cuidarse, cada día, un poquito mejor.

Buena alimentación, deporte, yoga, meditación, mente positiva, autoestima y amor.

Mucho amor, por la vida, la naturaleza, uno mismo y los demás.

Hace ya unos meses, cuando llegaron los primeros calores y los primeros melocotones rojos, probé a hacer la receta del post de hoy y casi muero de placer al comprobar lo sencillo que puede ser hacer en casa un helado escandalosamente bueno que además, te aporta muchísimos nutrientes buenos para tí.

Los helados que normalmente podemos encontrar en la calle están cargados de azúcar, que es el mayor enemigo de tú salud. He hablado en muchas ocasiones del tema del azúcar y las consecuencias de someter a tu organismo a picos de glucemia constante, por eso no me voy a enrollar mucho.

Brevemente y para refrescaros la memoria, una ingesta excesiva de azúcar provoca que tu páncreas tenga que generar mucha insulina para transportar toda esa glucosa a los músculos. La glucosa que en ese momento no es utilizada se almacena en forma de grasa, así que mantén siempre en mente que uno de los responsables de tus carnes blandas y michelines es la ingesta excesiva de azúcar. (Además de una falta de ejercicio o exceso de sedentarismo)…

Someter a tu páncreas a esos esfuerzos, acaba debilitándolo con el paso de los años y existe el riesgo de desarrollar diabetes.

Por otro lado, el azúcar en exceso destruye tu microbiotica intestinal, que es tu gran aliada para tener buenas digestiones y un sistema inmunológico fuerte.

A parte, los helados industriales están cargados de conservantes, aglomerantes, colorantes y saborizantes…. todos ellos perjudiciales para tú salud.

La opción que yo te propongo es a base de melocotones rojos y anacardos, y a continuación te voy a contar algunas cosas muuuuuuy interesantes.

 

Anacardos

Los anacardos son ideales para hacer helados porque le proporcionan una textura muy cremosa, parecida a la que le dan la nata y la leche a los helados tradicionales.

Al contrario de lo que puedas pensar, los anacardos tienen un menor porcentaje de grasa que otros frutos secos y además se trata de grasa monoinsaturada, fabulosa para tú salud.

Los ácidos grasos moninsaturados, desencadenan un proceso en el cuerpo por el cuál, éste asimila mejor las grasas, aprovechándolas al máximo y evitando su acumulación en las zonas que menos deseamos que suceda.

Además, los anacardos son ricos en proteínas vegetales y minerales como el magnesio, potasio, fósforo, vitamina E, ácido fólico, selenio y fitoesteroles. Es uno de los alimentos más ricos en el oligoelemento cobre, por lo que es muy adecuado para aquellas personas que realizan deporte y sufren de una pérdida de electrolitos.

Melocotones Rojos

Los melocotones son una fuente maravillosa de Betacarotenos. El Betacaroteno no sólo te ayuda a tener un mejor bronceado durante el verano sino que te protege de los radicales libres, ayuda a preservar una buena visión y la formación de la membrana mucosa de los sistemas urinario, digestivo y respiratorio.

Por otro lado, el becaroteno es liposoluble, lo que significa que necesita de las grasas para poder ser absorvido y aprovechado por nuestro organismo. Así que, ideal la combinación!!!!

Receta Helado de Melocotón y Anacardos

información

 

  • Tiempo:
  • Comensales:
  • Tipo:

Utensilios

 

  • 1 molde de cristal con capacidad para 1 litro y medio de helado
  • 1 tarro de cristal
  • 1 batidora
  • 1 congelador

Ingredientes

 

  • 1 cup (115 gramos) Anacardos crudos
  • 5 Melocotones Rojos
  • 1 cup (160 ml) de Aceite de Coco
  • 1/2 cup + 2 Tbsp (80ml + 2 cucharadas soperas) Sirope de Ágave
  • 3 medidas de proteína en polvo Whey Isolated Protein sabor Vainilla (Opcional pero aconsejable)
  • 2 limas y la ralladura de una de ellas
  • 1 cup (160 ml) leche vegetal: Avena, almendras, avellanas, coco….
  • 1 vaina de vainilla
  • Cardamomo en polvo (opcional pero delicioso)
  • 1 pizca de sal Himalaya
  • Canela y polen para decorar

Proceso

 

  1. La noche anterior, lava bien los anacardos con agua y ponlos en remojo durante toda la noche
  2. Primero vamos a preparar el melocotón y luego los anacardos.
  3. Pela los melocotones, córtalos en trozos y échalos en la batidora
  4. Lava bien una de las limas y ralla la piel. Exprime las dos limas en la batidora con cuidado de que no caiga ninguna pepita
  5. Añade 2 cucharadas soperas de Sirope de Ágave, extrae el interior de la vaina de la vainilla e incorpora a la batidora. Añade la ralladura de la lima y una pizca de sal Himalaya
  6. Bate hasta conseguir un puré de melocotón, y vierte el contenido de la batidora en el molde de cristal, dejando un poco para decorar al final. Vierte ese poco en un tarro de cristal
  7. Ahora vamos con los Anacardos
  8. Enjuaga la batidora
  9. Enjuaga bien los anacardos e incorpóralos a la batidora
  10. Añade el cardamomo, en caso de que vayas a usarlo, con una pizca es suficiente. (Este paso es opcional aunque el resultado es maravilloso)
  11. Añade el Aceite de Coco, el Sirope de Ágave restante, la Whey Isolated Protein* y parte de la leche vegetal
  12. Bate y ajusta con más leche hasta conseguir una textura muy cremosa pero que la batidora pueda manejar
  13. Vierte el contenido encima del melocotón. Bate con una cuchara para que se mezclen los dos ingredientes.
  14. Luego vierte la salsa de melocotón sobrante de manera perpendicular al molde. Con un palo de madera, haz movimientos verticales para hacer el dibujo de la foto de arriba
  15. Tapa con un film transparente e introduce en el congelador por un mínimo de 12 horas
  16. Para servir, has de sacar el helado unos 20 minutos antes de consumir. Si voy a tomarlo como postre, suelo sacarlo antes de comer y dejarlo en el frigorífico (al menos una hora) para que esté ideal para consumir.
  17. Puedes decorar con un poco de canela y polen

*En caso de que queráis prescindir de la Whey Isolated Protein, podéis añadir Queso Batido 0%, unos 150 ml, o simplemente utilizar media cup (60 gramos) más de anacardos.

 

Es facil cuidarse y disfrutar de una salud y energía plena si uno sabe cómo

Este blog tiene la finalidad de transmitir una información que te ayude a conseguir tus objetivos de salud y fitness. Cada cuerpo es un mundo, pero hay ciertas pautas generales que le van bien a todo el mundo.

Amarse a uno mismo y aceptarse con gratitud es una de ellas.

Con todo mi amor!!!

Eva G.

 

Si te ha gustado puedes compartirlo:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter