Si alguien me preguntara de qué se trata, la poción mágica de Astérix y Obélix, sin duda alguna diría que se trata de batidos verdes!

Los Green Smoothies o Batidos Verdes, están compuestos básicamente de verduras de hoja verde, frutas y agua. Lo que los hace tan especiales son la cantidad de clorofila, minerales y vitaminas contenidos en un vaso de cremoso batido sin que tengas que pasarte rumiando el día entero.

Siempre que se combinen adecuadamente las verduras y las frutas, obtendrás una pócima alkalinizante y depurativa que servirá de reset para todo tu organismo.

Además, debido a que conservas toda la fibra, son ideales para mantener un intestino sano y equilibrado.

Cómo todo va en crudo, permanecen intactas aquellas vitaminas y minerales que son destruidos cuando se cocina por encima de los 42ºC y conservas las enzimas de los alimentos, tan importantes para que tu sistema digestivo pueda asimilar correctamente los nutrientes. Recuerda que no se trata sólo de lo que ingieres sino de lo que tu organismo es capaz de asimilar.

Sí verdaderamente quieres sentirte lleno de energía desde que te levantas, dile adiós a la comida procesada para desayunar. Aparca el café y la bollería, por unos días, y dale vida de nuevo a la batidora de vaso que tienes por ahí olvidada (y si no tienes, invierte en una). Tu salud y estado de ánimo te lo agradecerán.

Son ideales para depurar el organismo y/o como mantenimiento diario. Beber los verdes es una de las mejores cosas que puedes hacer, tanto si ya cuidas tu alimentación como si estás planteándote empezar a hacerlo.

Cada vez son más los estudios que demuestran la relación entre lo que comemos y cómo nos sentimos, no sólo física sino también mentalmente. La comida procesada y desnaturalizada, te debilita día a día e intóxica tu cerebro.

Con un sólo batido verde al día, ingerirás más alimentos de hoja verde de lo que jamás pensaste que serías capaz. Son una deliciosa manera de ir haciendo la transición a una alimentación más natural y sostenible, no sólo para tí, sino para el mundo entero.

Por supuesto, siempre es preferible que los ingredientes que incorpores a tu batido y a tu alimentación en general, sean de origen ecológico, responsable, estacional y local. Así colaboras y sostienes económicamente, aquellos proyectos respetuosos con el medio ambiente, que no cultivan la tierra mientras la desmineralizan, sino que la enriquecen a través de la producción combinada de verduras y hortalizas, que se complementan entre sí, y que devuelven a la tierra su riqueza natural.

Pero, si en ocasiones no puedes permitirte o no tienes a mano producción ecológica, al menos apuesta por lo local. Verduras, hortalizas y frutas cultivadas cerca de dónde vives. De este modo, contribuyes a que el pequeño agricultor de tu zona pueda seguir desarrollando su trabajo, evitas el transporte internacional sin sentido de frutas y verduras que llegan a los mercados después de pasar semanas en cámaras frigoríficas, completamente desnaturalizados, sin vida y por supuesto sin capacidad para nutrirte.

La comida que eliges y en la que gastas tu dinero no es sólo cuestión de salud, es también cuestión de economía, trabajo y desarrollo social. Exige productos de calidad, cultivados en nuestra tierra, sin abonos químicos, fertilizantes y toda esa porquería que es “pan para hoy y hambre para mañana”.

Volviendo a los Green Smoothies, a continuación te presento las bases que caracterizan a los batidos verdes, tanto en su versión más ligera como en su versión más consistente. Lo que te mostraré es sólo un resumen de toda la información que puedes encontrar acerca de los batidos verdes.

Si quieres profundizar más sobre el tema, mi consejo es siempre ir a la “fuente”.

Los esenios fueron los primeros en promover un tipo de alimentación basada en los vegetales crudos y, en el siglo XX, este tipo de alimentación fue desarrollada y difundida por diversos autores. Ann Wigmore y Max Gerson son las máximas referencias.

Te recomiendo cualquiera de sus publicaciones y por supuesto a Victoria Boutenko, que es la gran difusora de todo lo relacionado con los batidos verdes. Su libro, Green Smoothie Revolution, podría decirse que es la biblia de los batidos verdes.

¿Qué son los batidos verdes?

Básicamente son verduras de hoja verde + frutas + agua, batidas en una batidora de vaso.

Ojo! No son zumos, son batidos y se llaman así porque se hacen en la batidora no en la exprimidora. Parece obvio pero es siempre la pregunta del millón. El zumo se hace en la juicer o exprimidora y extrae todo el líquido de las verduras y frutas, separandolo de la fibra. Los batidos se hacen en la blender o batidora de vaso, la típica de las películas americanas, y conservan toda la fibra de los alimentos.

La proporción de verduras y frutas varían en función del autor. Victoria Boutenko recomienda 60% de fruta y 40% de verduras de hoja verde, mientras que Kriss Car recomienda 3 partes de verdes por 1 de fruta. Mi consejo es que vayas poquito a poco.

Al principio es mejor que introduzcas menos cantidad de verde y más cantidad de fruta para que tú paladar y tú “cabeza” se vayan acostumbrando al sabor, al color y a la textura. Poco a poco, puedes ir incrementando la cantidad de verde en función de tus gustos y necesidades. No se trata de seguir normas, se trata de ir descubriendo cuáles son tus propias necesidades. Qué es lo que necesitas, cuándo y en qué proporción, debes ir descubriéndolo tú. Pero para poder tomar decisiones conscientes y acertadas, debemos estar informados y adquirir los conocimientos adecuados.

Verduras de hoja verde: espinacas, kale (col crespa), acelgas, apio, lechugas de todo tipo, rúcula, albahaca, menta, canónigos, brócoli…

Frutas: plátanos, mango, melocotón, albaricoque, cerezas, peras, manzanas, mandarinas, limón, naranja, frambuesas, grosellas, arándanos, kiwis, piña….

Agua y cubitos de hielo.

Si tu batidora tiene menos de 800 W, debes ayudarla a hacer el trabajo cortando en trocitos pequeños los ingredientes. Primero echa una pequeña cantidad de agua, luego la fruta. Dale al “on”, ve añadiendo la verdura poco a poco y ajusta con agua en función de lo líquido o cremoso que quieras el batido. Si le añades cubitos de hielo, mientras lo bates, te quedará un batido más fresquito. Todo va en función de gustos.

No se trata de poner todos los ingredientes de una vez sino escoger algún tipo de hoja verde y combinar con una o dos frutas, de la estación. Lo importante es que te quede VERDE.

Hasta aquí lo más basico, pero luego puedes ir añadiendole otro tipo de ingredientes que lo harán más nutritivo y consistente, ideales por ejemplo para después de entrenar o para desayunar.

Hortalizas: zanahorias, calabaza, remolacha…

Leches vegetales: de avena, arroz, quinoa, amaranto, almendras…. la de soja no suelo recomendarla.

Crema de algún fruto seco: crema de almendras o avellanas o anacardos… o en su defecto un puñadito de estos puestos la noche anterior en remojo.

Algún superalimento: espirulina, semillas de cáñamo, proteína de cáñamo, proteína de guisante, maca, semillas de lino en polvo, semillas de chía, bayas de goji, acai en polvo…….

Y, sólo para aquellos que lo necesiten, algo para endulzar: miél, dátiles, pasas, sirope de arroz, o estevia. (Por supuesto nunca azúcar, ya sea blanca o morena, ni aspartamo, ni sacarina).

Uno de los objetivos de los green smoothies es reequilibrar las funciones pancreáticas debido a su bajo índice glucémico, por lo tanto, si les añadimos mucho edulcorante nos cargaremos una de su labores fundamentales. Pero, como todo gran cambio hay que empezarlo despacito, es mejor que al principio, los batidos, te sepan gustositos para que poco a poco tu paladar aprecie más los sabores al natural de las frutas y verduras sin tener que ponerle ningún tipo de edulcorante.

A continuación te dejo la receta del batido que suelo preparar para después de entrenar.

Receta Green Smoothie

información

 

  • Tiempo:
  • Comensales:
  • Tipo:

Utensilios

 

  • Batidora de vaso

Ingredientes

 

  • Manojo de espinacas
  • 1/2 mango
  • 1 manzana
  • Leche vegetal o agua
  • Semillas de cáñamo
  • Cubitos de hielo – opcional
  • Miel o 1 dátil (sin hueso) – opcional

Proceso

 

  1. Lava bien las espinacas y córtalas
  2. Pela el mango y la manzana y corta en trocitos
  3. Añade un poco de leche vegetal o agua a la batidora, e incorpora primero las frutas.
  4. Dale al “on” y bate e incorpora poco a poco las espinacas y las semillas de sésamo.
  5. Añade leche vegetal hasta dar con el resultado que desees.
  6. Prueba y si tu paladar lo necesita, añade miel cruda o 1 dátil, sin el hueso.

Recuerda que no se trata de ponerse a dieta, se trata de ir aprendiendo e incorporando nuevos hábitos de vida que te hagan vivir una vida plena y rebosante de salud. Para ello, en vez de pensar en todo aquello que has de eliminar de tu dieta o en los alimentos prohibidos, piensa en todas las puertas nuevas que se abren ante tí. Un mundo nuevo, lleno de sabores deliciosos, digestiones ligeras, peso estable, mente tranquila, salud y energía para llevar a cabo todo lo que te propongas.

Estoy deseando saber todas tus aventuras con los batidos, cuáles son tus combinaciones favoritas y el momento del día que te sientan mejor.

Re-evoluciona tu cocina! Bébete los verdes! 🙂

Un abrazo infinito.

Eva G.

Si te ha gustado puedes compartirlo:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter