Quedan apenas unas horas para que acabe el 2016, llega el momento de hacer balance y proponernos nuevos retos y aventuras para el 2017.

Estos momentos de reflexión son mágicos y fundamentales en la vida. Nos ayudan a hacer análisis de nuestra situación actual, cómo hemos llegado a ella, qué cosas queremos mantener, cuáles desechar y cuáles mejorar.

Lo fundamental es encontrar un equilibrio entre los muchos factores que componen nuestra vida, para así sentirnos llenos y poder disfrutar de una vida plena. Algunos lo llaman, “felicidad” pero, bajo mi punto de vista, la felicidad no es un estado del ser sino una actitud ante la vida. Y con esa actitud ante la vida, trataremos de invertir nuestro tiempo y energía en las distintas parcelas que forman parte de nuestro día a día.

Filosofía Cookingmylife – Mi Modelo Holístico de Salud

Como puedes observar arriba, bajo mi punto de vista, hay tres pilares básicos que sostienen nuestra salud:

Mente

Arriba del todo coloco la mente, no sólo porque es ahí dónde se encuentra a nivel físico y orgánico sino porque sin una mente sana y en paz, da igual lo que cuides el resto de las áreas de tu vida. Trabajar nuestra mente es uno de los pilares más importantes para mantener un buen estado de salud y energía vital.

Nutrición

Otro de los grandes pilares es la nutrición, no sólo entendida cómo los alimentos que ingieres sino también la capacidad de absorción y asimilación de nutrientes de tu organismo y tu relación con la comida. Tener en cuenta todos estos factores te hará tener una salud mejor y mayor energía para tu desempeño diario.

Deporte

Entendido cómo cualquier actividad física que permita la movilización de tu energía vital, tu circulación sanguínea y linfática. Además, es fundamental que tus músculos se vean retados ante la actividad que realizas para que se mantengan jóvenes, sanos y tonificados. Con una actividad física que verdaderamente te estimule, tus huesos se mantendrán fuertes y tu sistema hormonal a punto. No olvides los ejercicios de flexibilidad, tanto los físicos como los mentales. Sé amable contigo mismo. No te machaques cuando no hagas la actividad que te habías propuesto y permítete el descanso cuando haya dolor o lesión.

Estos tres factores, en equilibrio, nos permiten desarrollar con salud, energía y positividad el resto de las áreas de nuestra vida:

Espiritualidad: Entendida, como cada cuál quiera entenderla. Yo la concibo como la capacidad de conexión conmigo misma, mi sensación de conexión con los demás y con una energía creadora que es la base de todo . Desarrollar la espiritualidad a través de la meditación y la practica de valores positivos tiene muchos beneficios para la salud.

Autoestima: Clave para sentirse a gusto en el mundo que nos rodea. Sentirnos seguros y con confianza en nosotros mismos nos permite relacionarnos con las personas de un modo fluido y asertivo. Permite que afrontemos los retos con valentía y nos hace ser más resilientes ante las circunstancias de dificultad. Para el desarrollo de una buena autoestima es fundamental el trabajo con nuestra mente y el autonoconocimiento.

Creatividad: Entendida, no sólo desde un punto de vista artístico sino como nuestra capacidad para resolver las situaciones de un modo constructivo y positivo. Cualquier trabajo y actividad puede ser creativa. Desarrollarla y ponerla en funcionamiento hace que manifestemos lo mejor de nosotros mismos y eso siempre es reconfortante y satisfactorio.

Economía: Nuestra situación económica y la relación que tenemos con el dinero es fundamental para nuestro bienestar. Pero no me refiero a la cantidad de dinero por sí mismo sino a cómo lo gestionamos. Recuerda que la ecuación es bien sencilla. Dinero ganado menos dinero gastado. Hoy en día, mucha gente gasta más de lo que gana y vive por encima de sus posibilidades. Y muchos gastan para llenar un vacio que jamás se verá satisfecho con cosas materiales. Analiza si es tu caso.

Profesión: El trabajo ocupa la mayor parte de nuestro día. La relación que tenemos con nuestro trabajo y lo satisfechos que nos sentimos con la profesión que desarrollamos es fundamental para nuestro bienestar. Si sientes que tienes que hacer un cambio en este sentido, sé valiente, siempre puedes mover ficha, pero primero traza un buen plan y organízate bien antes de hacerlo.

Naturaleza: Aunque vivamos en un mundo cada vez más robotizado, el contacto con la naturaleza es fundamental. Disfrutar de un paseo por el campo, ver el mar, observar animales en libertad y sentir los rayos del sol sobre tu piel son actividades sanadoras.

Relaciones: Como dice mi maestra budista, las relaciones son uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos en nuestro día. La relación con nuestros padres, compañeros de trabajo, pareja, amigos, hijos,…… Nos generan o nos roban bienestar. Pero recuerda, nadie puede quitarte energía si tú no lo permites, así que de nuevo toca mirar hacia dentro. La relación más importante es la que tienes contigo mismo.

Descanso: “Los músculos crecen en el descanso” dicen los entendidos del deporte. Y no sólo los músculos. El descanso es fundamental para tu salud, tu nivel de energía, tu rendimiento, tu equilibrio hormonal y para múltiples factores orgánicos.

Si al analizar todo esto, sientes que algunas áreas podrían mejorar, ponte manos a la obra pero antes, necesitas proveerte de lo siguiente:

Energía/motivación + Información + práctica/generación de nuevos hábitos.

Es importante que te marques un reto alcanzable, aunque suponga un esfuerzo, que traces un buen plan y que cargues los bolsillos de persistencia, perseverancia y paciencia.

Y sobre todo, sonríe a la vida cada mañana, disfruta de estar vivo y piensa en positivo.

Tú puedes lograr todo lo que te propongas.

Te deseo un 2017 cargado de AMOR y lleno de SONRISAS!

Eva G.

 

 

 

 

 

Si te ha gustado puedes compartirlo:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter