Según la Medicina China, el año no tiene 4 estaciones sino 5. Esa estación, es el Fin del Verano.

Parece que este año, el Fin del Verano se prolonga. Es maravilloso poder seguir disfrutando del calor del sol, del cielo azul y de los paseos sobre las hojas secas.

Esta estación del año está asociada con el Elemento Tierra. Es la estructura que sostiene la energía, que nos ayuda a conectar con nostros mismos, nos devuelve al centro y está relacionada con los órganos Bazo y Estómago.

A nivel personal, esta última temporada, el volúmen de trabajo ha convertido mi vida de nuevo en prisas, nerviosismo, pocas horas de sueño, comidas sin conciencia y poco tiempo para conectar conmigo misma.

Al final, todo esto acaba desesncadenando en lo que ya sé: malas digestiones, sesación de abotargamiento, irritación de la piel y falta de energía.

Por eso, ahora más que nunca, toca volver a parar, recapacitar y encontrar soluciones.

El exceso de trabajo mental y preocupaciones pueden llevar a una deficiencia de Qi de Bazo y Estómago.

Bazo y Estómago, según la Medicina China, tienen las funciones de trasnformar y transportar la energía del alimento. Psíquicamente, nos proporcionan la capacidad de pensar, reflexionar, memorizar y procesar información.

Por eso, cuando las funciones de ambos están en deficiencia, es normal sentirse débil, cansada, con poca vitalidad y energía.

Afortunadamente, la Madre Naturaleza nos proporciona las herramientas necesarias para volver a encontrar el equilibrio y la energía perdida.

Calabaza

Es una de las fuentes de nutrientes que más tiempo se mantiene intacta en la naturaleza, algunas de ellas pueden aguantar hasta 6 meses después de su recogida.

Su precioso color naranaja es garantía de un alto contenido en vitamina A y C lo que significa que es ideal para cuidar la piel, los tejidos y las defensas, además de ser una gran aliada para controlar el colesterol y aliviar los problemas circulatorios. También es rica en ácido fólico, elemento fundamental para la salud del sistema nervioso.

Es una de las fuentes de hidratos de carbono que más me gusta, junto con mi adorada batata. De una carga glucémica media, su alto contenido en fibra ayuda a la sensación de saciedad y además es maravillosa para el buen funcionamiento de nuestro intestino.

Sésamo negro

¿Cómo definirlo?………. Fácil!!! Es un regalo de la naturaleza!!! Rico en vitaminas A, D, K y el grupo B, fuente de calcio, hierro y grasas buenas, fundamentales para nuestra salud cardiovascular y ósea.
Su sabor es un poco más intenso que sus hermanas, las semillas de sésamo blancas, pero su contenido en fibra es mucho mayor.

El sésamo negro puede usarse en crudo, tostado o en crema. Yo suelo incorporarlo en ensaladas o para darle un toque crugiente a las verduras hervidas, cremas o batidos.

La crema de sésamo negro no es fácil de encontrar en España. En realidad, la que he usado yo la traje de Estados Unidos pero, siempre se puede conseguir por internet. En la página web de Conasi la venden.

Me encanta preparar salsas con crema de sésamo, ya sea en su versión blanca, también conocida como tahini, o en su versión “black”.

En esta ocasión, para darle más caracter a la receta he preferido incorporar las semillas y la crema de sésamo negro

 

Receta Calabaza al horno y Sésamo negro

información

 

  • Tiempo:
  • Comensales:
  • Tipo:

Utensilios

 

  • Horno
  • Sarten
  • Batidora
  • Pincel de cocina

Ingredientes

 

  • Media Calabaza
  • 3 dientes de Ajo
  • Un chorrito de Aceite de Oliva
  • Sal Himalaya
  • Semillas de sésamo negroIngredientes para la Salsa de Sésamo Negro
  • 2 cucharadas soperas de crema de sésamo
  • 1 cucharada de café de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de café de sirope de arroz, ágave o miel
  • 1 cucharada de café de salsa de soja
  • Zumo de media naranja
  • Agua

Proceso

  1. Pon el horno a calentar a 200 C
  2. En la bandeja del horno, extiende papel para hornear y coloca la calabaza, previamente lavada y cortada.
  3. En un mortero, pica los dientes de ajo, junto con la sal y el aceite de oliva
  4. Extiende el ajo sobre la calabaza con la ayuda de un pincel de cocina.
  5. Una vez que el horno esté listo, introduce la calabaza y deja hornear por unos 20 minutos
  6. Para la salsa, vierte todos los ingredientes en una batidora y bate hasta conseguir una crema ligera. Si es necesario añade agua para ajustar la consistencia.
  7. En una sartén, una vez caliente, tuesta ligeramente las semillas de sésamo.

Emplatamos

  1. Una vez que la calabaza esté lista, ya puedes colocarla en un plato, espolvorear por encima las semillas de sésamo negrás y acompañar con la salsa.

Me encanta llenar mis platos de vegetales y acompañarlos de alguna fuente de proteína ya sea vegetal o animal.

Esta opción que te presento es maravillosa como comida, o como cena, si has hecho deporte durante la tarde. Eso sí, recuerda incorporar algo de proteína que ayudará a que la glucosa se incorpore de manera paulatina a tu sangre, con el consiguiente beneficio para la salud de tu páncreas y evitar la acumulación de exceso de glucosa en forma de grasa.

# Truco Fit:
Los hidratos de carbono son ideales para acompañar tus desayunos y comidas, pero el hígado no está tan preparado para gestionar el glúcogeno durante la tarde/noche, por eso es mejor que sólo consumas fuentes de hidratos de carbono por las mañana o por las tardes, si has hecho algo de ejercicio.

La calabaza, calma mi estómago, nutre de fibra mi intestino y vuelve a equilibrar mi organismo al completo. Es hora de volver a conectar conmigo misma, de no olvidarme de aquello que me nutre de alegría el espíritu y respetar mis propios biorritmos.

Nútrete de vida!!!!

Con todo mi amor.

Eva Gonzalo

Si te ha gustado puedes compartirlo:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter