¡Feliz 2017! ¿Cómo llevas estos primeros días del año?
Yo tengo algo super emocionante que contarte y es que: ¡Año Nuevo – Canal de Youtube estrenado! 🙂
¡¡Sí!! el primer video del canal ya está online y me hace muchísima ilusión que puedas ver en vivo la receta del Bizcocho de Plátano de este post. Puedes ver el video en el enlace que voy a dejarte más abajo, pero antes, si quieres aprender cómo conseguir tus objetivos de salud y conocer más detalles de la receta, te invito a que sigas leyendo.

Con el inicio del año, todos nos marcamos nuevos objetivos para tener una vida más plena y satisfactoria.
Antes de que acabara el año, quise compartir contigo la estructura que me permite analizar en qué punto del camino me encuentro y cuáles son las áreas en las que debo hacer cambios. Si quieres echarle un vistazo, puedes hacerlo aquí.

Para mejorar ciertas áreas de nuestra vida, debemos hacer cambios y esos cambios se realizan con constancia, perseverancia y paciencia, pero sobre todo, entendiendo que subyace debajo de ese deseo/necesidad de cambio y cuáles son los factores que nos hacen auto sabotearnos.

Fuerza de Voluntad, Epigenética y Autosabotaje

La fuerza de voluntad es la capacidad para manejar la atención y la acción que te van a permitir conseguir tus objetivos de bienestar, ya sea respecto a la salud física, las relaciones personales, economía u objetivos profesionales. Pero, la fuerza de voluntad, en muchas ocasiones pierde precisamente eso, fuerza, y vemos como, una y otra vez, nos auto saboteamos alejándonos, poco a poco, de la consecución del objetivo que nos habíamos planteado.

La neurociencia está demostrando que lo que somos no es sólo cuestión de la genética, sino que un 50% se debe a lo que vivimos en nuestro entorno, es decir, somos seres moldeables por las experiencias que tenemos. Esto es lo que se conoce como Epigenética. ¡¡Así que estamos de enhorabuena!!

Durante la infancia, nuestras experiencias vienen marcadas por las relaciones con nuestros padres o cuidadores, profesores, etc… y no están bajo nuestro control o poder de decisión. Sin embargo, ahora de adultos, sí tenemos la capacidad para decidir qué hacer, cuándo y cómo. Y la epigenética nos muestra que, cada nuevo acto que realizamos, va dejando una impronta en nuestras células neuronales que moldean los nuevos hábitos que queremos adquirir. Las células neuronales se regeneran cada 21 días, por eso se dice que éste número de días son los necesarios para incorporar un nuevo hábito a nuestras vidas.

Para conseguir cambiar un hábito y conseguir nuestros objetivos, los consejos habituales suelen ser:
Definir de un modo muy preciso el objetivo a conseguir.
Ser realistas y marcarnos objetivos que sean alcanzables, aunque supongan un esfuerzo y un reto.
Determinar un tiempo concreto para alcanzar el objetivo.
Trazar un buen plan de acción que nos permita conseguir lo que queremos.

Todo esto, sobre el papel es genial y como siempre digo, el papel lo soporta todo. Defines bien tu objetivo, te marcas un tiempo para conseguirlo y un plan de acción perfecto. En el papel, en el que te has dibujado y escrito todo esto, todo pinta fácil y super factible, pero la puesta en marcha de nuestro plan nos devuelve una realidad muy distinta. Empezamos con mucha ilusión y entusiasmo, pero nos vamos deshinchando por el camino y vamos comprobando, cómo, sin querer conscientemente, nos auto saboteamos.

Si al principio de año, te habías propuesto comer de un modo más saludable, de repente te ves comiendo a escondidas en la cocina una bolsa de patatas fritas o te sientes frustrado, cuando quedas con tus amigos para ir a tomar algo y las únicas opciones que hay son 0 saludables y te piensas que es el mundo y tus amigos los que se han compinchado para que tú no consigas nunca perder esos kilitos que te habías propuesto.

Pero, te recuerdo que tú eres 100% responsable de tus decisiones en cualquier ámbito. Así que, si después de un año más, te pillas a tí mismo autosaboteándote para conseguir un objetivo, te recomiendo que te pongas en manos de un profesional, porque detrás de ese autosabotaje hay un trabajo interior que desarrollar. Es un acto profundo de humildad ser conscientes de que necesitamos ayuda externa y pedirla.

Afortunadamente, adentrándonos en los secretos de nuestra mente podemos conseguir todo lo que queramos y yo estoy aquí para ayudarte a que consigas que tu alimentación sea más saludable. Ofrediéndote asesoramiento, información, ideas y recetas deliciosas que te suman energía y te llenan de vitalidad.

Harina de Teff

Como ya te comenté en el post sobre la digestión, un sistema digestivo sano, nos va a permitir sentirnos llenos de energía y vitalidad.

Lo que comemos, tiene un pacto total sobre nuestra salud intestinal y hay algunas sustancias que nos perjudican gravemente. Una de estas sustancias es el gluten del trigo moderno y por supuesto, toda la porquería que le echan a las harinas para que leven más rápido y queden más esponjosas y blancas. Todas esas sustancias son muy irritantes para nuestras paredes intestinales y, a la larga, acaban provocando problemas de salud.

Pero, como la vida es maravillosa y nos ofrece múltiples opciones, hoy quiero presentarte un cereal que te va a encantar.

El Teff es originario de Etiopía y se caracteriza porque es un cultivo fácil de mantener en terrenos áridos, con poca agua y pocos cuidados. Es de los que da mucho sin pedir casi nada a cambio.

Tiene una cantidad de fibra facilmente digerible que además, por su contenido en almidón de ingestión lenta, estimula la flora intestinal actuando como un probiótico.

No tiene gluten así que es apto para celiacos o intolerantes a esta proteína y ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre, así que es una opción genial para las personas con problemas de diabetes y para cualquier ser humano.

Por su alto contenido en Calcio, Manganeso, Potasio y Magnesio, es ideal para recuperarse después de un esfuerzo físico o mental y además, contiene los 8 aminoácidos esenciales, por lo que el valor biológico de su contenido en proteína es muy interesante.

El Bizcocho de Plátano que te propongo en este post, lleva harina de teff y un poco de harina de tapioca ambas 100% libre de gluten. Lleva plátano, huevos, aceite de coco y nueces, es decir, hidratos de carbono de buena calidad. Proteínas que te van a permitir una abosorción más lenta de los hidratos, además de saciar apetito, y grasas buenas para mantener equilibrado tu sistema hormonal.

Es una opción ideal como desayuno o como tentempie para media mañana o media tarde.

¡Cargado de nutrientes y de amor!

 

 

Receta Bizcocho de Plátano

información

 

 

  • Tiempo: 1h
  • Comensales: 8 raciones
  • Tipo: SG, SL

Utensilios

 

 

  • Horno
  • 2 Boles grandes
  • Molde de cristal
  • Papel de horno
  • Cuchillo
  • Tenedor

Ingredientes

 

 Ingredientes secos:

  • 200 grms harina de teff
  • 30 grms Whey Isolated Protein (opcional)
  • 25 grms harina de tapioca
  • 3 grms bicarbonato
  • 80 grms nueces peladas
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 pizca de sal marina

Ingredientes húmedos:

  • 4 plátanos
  • 90 grms sirope de agave
  • 2 huevos
  • 60 grms aceite de coco

Proceso

 

 

  1. Prepara primero los ingredientes secos
  2. En un bol, incorpora la harina de teff, la whey isolated protein, la harina de tapioca, el bicarbonato, la canela y la pizca de sal
  3. Remueve bien para que todo los ingredientes queden bien mezclados
  4. Añade las nueces troceadas y mezcla de nuevo
  5. Ahora, prepara los ingredientes húmedos
  6. Derrite el aceite de coco al baño maría
  7. Bate, en un bol, los dos huevos y añade el sirope, el aceite de coco y una pizca de sal
  8. Pela 3 de los 4 plátanos
  9. Machácalos con un tenedor
  10. Incorpóralos al huevo y mezcla bien
  11. El otro plátano pártelo por la mitad, longitudinalmente
  12. Incorpora los ingredientes húmedos a los ingredientes secos y remueve bien. Utiliza las manos si fuera necesario
  13. Coloca el papel de horno sobre el molde cristal. Si utilizas un molde de silicona, no es necesario
  14. Añade la masa y coloca encima las dos mitades del plátano para decorar
  15. Enciende al horno a 200C
  16. Una vez caliente, coloca el molde y hornea por unos 40 minutos
  17. Una vez listo, deja enfriar el bizcoho
  18. Puedes tomarlo como desayuno, a media mañana o como merienda a media tarde
  19. Acompáñalo de un té, infusión o tu café preferido

Y ahora sí, te dejo el enlace al video de mi recién estrenado canal de youtube, para que veas lo fácil que es comer saludable y delicioso. Pincha aquí.

¿Cuáles son tus objetivos de salud para este año?

¿Sientes que te autosaboteas y no sabes como seguir hacia delante?

Dime si puedo ayudarte escribiéndome aquí.

Con todo mi amor

 

Eva G

 

Si te ha gustado puedes compartirlo:Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter